viernes, 6 de mayo de 2011

Introducción

LEYSON PONCE
Caracas – Venezuela





                
                              
                                                 Doctorado en Filosofía y Arte desde septiembre 2013 en la Universidad de Salamanca, España. Maestría en Estudios Avanzados de Filosofía en la Universidad de Salamanca, España 2012-2013. Maestría en Gestión y Políticas Culturales, egresado de la Universidad de Girona en España 2003-2005.    Estudios Superiores en Composición Coreográfica en la prestigiosa Folkwang Hochschule en Essen,  Alemania (1992-1995).  Licenciado en Artes, Mención Artes Escénicas de la Universidad Central de Venezuela. Ha sido merecedor  del Primer Premio de Danza de la Fundación Carlos Eduardo Frías por su Tesis de Grado “Hacia una Dramaturgia del Movimiento” Premio Mejor Coreografía Concurso Internacional de Cagliari, Italia en 1993. Premio Municipal de Danza 2002.  Es Director Artístico de la Compañía Dramo Dramaturgia del Movimiento.Premio Patrimonio Cultural de Venezuela 2006 por el Ministerio de la Cultura.










“La danza implica una meditación acerca del cuerpo, de ese lugar desde donde se proyecta el transcurrir de nuestra existencia.
`El hombre es ese animal singular que se contempla vivir, que se confiere un valor´- nos dice Paul Valéry, poeta que bastante meditó acerca de la danza -.
Yo vivo, yo existo y me observo a mí misma viviendo dentro de esta estructura epidérmica que me contiene. Al mismo tiempo el cuerpo me protege, me da concreción, me sitúa en relación a los otros, me ofrece un punto de vista...El cuerpo no es solamente el límite de piel que me resguarda en mi soledad. Es también contacto, abertura hacia los otros y hacia lo otro como fuente amorosa de conocimiento.
La piel, superficie sensible, es también materia irradiante, sabia, que magnetiza con la danza.”

Sanoja Sonia.
Bajo el signo de la danza. Monte Ávila Editores, Caracas, 1992.








Justificación
           
La presente unidad currícular  COMPOSICIÓN COREOGRÁFICA I ha sido elaborada desde la concepción del aprendizaje práctico filósofico en estudios dirigidos a estudiantes de danza de la Mención Intérprete.
Se ha integrado dentro de la práctica de la danza contemporánea como un concepto que intenciona y    conforma una propuesta experimental creativa con múltiples reflexiones y significaciones. Bien sabemos lo complejo de la conceptualización de lo que es crear en la danza, pero desde el cuerpo que tenemos al cuerpo que somos: hay puentes tangibles, aún cuando Platón  diferencia  cuerpo y alma como realidades antagónicas.  Por ello, del Mito de la Caverna retomo la necesidad filosófica de traer el conocimiento como luz a la oscuridad, es decir el rol del pedagogo, el que enseña para la vida y no del profesor que instruye, principalmente porque en la creación se debe fomentar la autonomía creadora.

Existen maravillosas   experiencias y teorías sobre el cuerpo como la Euritmia, la Expresión y Esquema Corporal, la Biodanza, Dalcroze, Alexander, Bartenieff y Laban, entre otros. Todos ellos nos han permitido escribir una historia de la liberación del individuo a las múltiples trabas de la vida y de las significaciones que hacemos de ella.   Este deberá ser un  proceso de enseñanza/aprendizaje enfocado en  la experimentación corporal basada en la construcción de sentidos. A su vez, esto  nos confrontará en la necesidad de dialogar expresando, concientizando, el proceso creativo en las  respuestas individuales y grupales de los estudiantes cuando accionan con las ideas a través del cuerpo y el movimiento y se lleven a cabo transformaciones psíquicas y corporales.  Lo  importante es rescatar la  naturalidad y sensibilidad de cada alumno y una vez con la confianza en mano, apuntar a nuestros objetivos para experienciar un recorrido didáctico que nos vuelva objetos y sujetos de las propuestas y desafíos  planteados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada